Imprometibles

No puedo hacer esa promesa.
Me gustaría, pero no debería.
Necesitaría de fe, mucha.
Y no solo la mía.

Hacerlo siempre mejor.
Encontrar un tú
al que decir “lo haré”,
al que contarle
“que lo logré”.

Un tú al que alegrarle las mañanas
con un café y una sonrisa,
y mimos o pellizcos,
si parece que el día
se hace cuesta arriba.

Me gustaría pasarme
un poco de la raya,
obsesionarme y cabrearle
para encontrarme de nuevo libre
al escuchar sus palabras
señalar mi norte
entre el amor y el regaño,
y devolverle el favor otro día.

Querría prometerle a algún tú
amarle siempre con un poco de egoísmo,
para ser dos siempre
y vivirlo bien juntos.

Y querría prometer lo imprometible,
demostrar que no hay imposibles.
Querría bromear con los asuntos más serios.
Pues no hay cosa más seria que vivir la vida
y compartirla.
Y solo un contigo
la haría infinitamente divertida.

Deja un comentario