Cuentos, pero otros cuentos

Y me pregunto qué pasó.
Me pregunto qué no pasó.
Puede que en la nada haya algo,
Y que aquel algo sea el que me tira
hacia ella.

¿Qué hace ella en mi cama?
La nada no hace nada,
Pero algo hace, ese algo
que se quedó en la nada.

No es una mentira, ¿verdad?
¿Es ese sentimiento un secreto maligno?
Tal vez sea una decepción,
Una decepción mal curada.

Tal vez sea una promesa que rompí,
una promesa hecha en otra vida,
una promesa que quise cumplir
y que egoístamente ignoré
Por miedo a afrontar el presente.
Por miedo a cambiar.
Por miedo a la responsabilidad.

Una traición. Una traición.
Tan grande que ni verla pude.
Una traición, no a un ideal,
Ni sentimiento, ni razón,
Sino al impulso original
del ser humano.

Cambié mi alegría
por palabras vacías
que hablaban de seguridad.

Qué les den.
Me gustaría olvidar los cuentos
en los que creí,
con los que crecí,
y los que alimenté.

Pero como no puedo,
los voy a reescribir.
Esta vez, sin palabras.

Deja un comentario