Pintura etérea

Te tengo que decir una cosa. Eres preciosa. Tus sonrisas adornan el mundo en el que vivo. Tus palabras resuenan en el viento y ponen música a mi vida. El sol brilla cuando sé que eres feliz y el frío solo hace que avivar el fuego de mi sangre cuando sé que estás allí.

Me gustaría decirte tantas cosas, pero tengo tan poco tiempo, tan poca voz y tantas otras cosas en las que pensar cuando te miro, que se me escapan los pensamientos. Mi mente traza la línea de tus pómulos, repinta tus pestañas, navega en el marrón de tus ojos, se detiene en los destellos de tus lágrimas, resigue las curvas de tus labios y cae entre tus palabras hasta tu corazón de oro…

Tanta belleza me pierde y perdida me quedo, entre los mundos que somos tú y yo…

Deja un comentario