Esos besos que anhelas

Salen los astros, te acarician las pestañas. Escuchas el rugir del agua, las risitas de los niños, los gritos de tu espíritu libre cabalgando en la orilla. El viento te aparta el pelo café mientras relames el sabor de la pinta. ¿A qué saben los besos que anhelas? ¿Serán de melocotón de nieve y cerezos…

Seguir leyendo

Espejo Feroz

Feroz, le dices al espejo cuando entras en la ducha. Te bañas en tus dudas te secas las tristezas te adornas con tus sueños te pones el coraje como traje y te das la vuelta. ¡Al ataque! Feroz, dice tu mirada a aquel que se te cruza. Las ganas de atravesar el cielo las pusiste…

Seguir leyendo

Pez irisado

me ahogas en tu mente me estrangulas con tus ansias desatas la tormenta y corres delante de fantasías macabras te abres el pecho y desgarras el interior intentando encontrar esa chispa anhelada ¿estará allí? no encuentras nada y eso te mata te ahogas en tu reflejo el espejismo del pez mágico desecho por las ondas…

Seguir leyendo

La transparencia carnal

Si son los ojos del alma ventanas, entonces con los truenos tiemblan de tu música bailada. Si son los ojos del alma ventanas, entonces empañadas me ciegan al dar con tu mirada. Si son los ojos del alma ventanas, entonces de lluvia manchadas las deja el cariño que te tengo cuando este me atraca.

Seguir leyendo

Ella – con mayúscula

Canción favorita, Ella. Pasa el tiempo, siempre la recuerdo. La escucho mil veces y mil más, sin pausa. Sin pausa, me atrae y me sorprende; imparable, imborrable, inolvidable. Podría ser una primera vez, una novedad, o una pieza mía, quizás. Ella, canción favorita. Ella, magia viva. Ella.

Seguir leyendo

Siempre. Siempre.

Siempre, siempre. Cuando crecemos, todos necesitamos esas manos que nos espanten los miedos de la frente. Esos brazos que nos protejan por la noche de las inseguridades de una vida que deberíamos poder afrontar solos, solitos, solos. Siempre, siempre. Necesitamos esas palabras que nos sientan tan bien en el cuerpo, en el trabajo, en el…

Seguir leyendo