Pez irisado

me ahogas en tu mente me estrangulas con tus ansias desatas la tormenta y corres delante de fantasías macabras te abres el pecho y desgarras el interior intentando encontrar esa chispa anhelada ¿estará allí? no encuentras nada y eso te mata te ahogas en tu reflejo el espejismo del pez mágico desecho por las ondas…

Seguir leyendo

STAY

despite seeing all the grey that can over the world take and feeling the chest pain of carrying a whale your heart beats fast an attempt to move past stay stay if it is not the end there’s always a chance love is there meaning its other name and the memory of its taste never…

Seguir leyendo

La transparencia carnal

Si son los ojos del alma ventanas, entonces con los truenos tiemblan de tu música bailada. Si son los ojos del alma ventanas, entonces empañadas me ciegan al dar con tu mirada. Si son los ojos del alma ventanas, entonces de lluvia manchadas las deja el cariño que te tengo cuando este me atraca.

Seguir leyendo

Ella – con mayúscula

Canción favorita, Ella. Pasa el tiempo, siempre la recuerdo. La escucho mil veces y mil más, sin pausa. Sin pausa, me atrae y me sorprende; imparable, imborrable, inolvidable. Podría ser una primera vez, una novedad, o una pieza mía, quizás. Ella, canción favorita. Ella, magia viva. Ella.

Seguir leyendo

«Prdja»

y por más que y a pesar de y tal vez por eso tengo un flechazo sigo sufriendo con las paradojas por vivir con una en mi alma pegada a los ojos como un reflejo colándose en mis conversaciones cegándome a lo largo del día invadiendo mi cuerpo y este ya sólo aguanta s…o… b…r…e……

Seguir leyendo

Grito ahogado

Quién no ha gritado a la noche, a la oscuridad, desesperada, sin poder hacer nada. Quién no ha gritado, pidiendo ayuda, haciendo promesas, llorando y sin recibir respuesta. Quién no tuvo que hacer eso en silencio con una máscara y encerrado en una habitación llena de gente. Quién ha sido el afortunado de no sentir…

Seguir leyendo

Siempre. Siempre.

Siempre, siempre. Cuando crecemos, todos necesitamos esas manos que nos espanten los miedos de la frente. Esos brazos que nos protejan por la noche de las inseguridades de una vida que deberíamos poder afrontar solos, solitos, solos. Siempre, siempre. Necesitamos esas palabras que nos sientan tan bien en el cuerpo, en el trabajo, en el…

Seguir leyendo